11 de Diciembre, 2007


Bajofondo: la pesada del tango

Publicado en General el 11 de Diciembre, 2007, 10:30 por culturartespectaculos2007@yahoo.com.ar

CulturArtEspect�culos

PRESENTA

MUSICA

Bajofondo: la pesada del tango

La banda que integran, entre otros, Gustavo Santaolalla, Juan Campodónico y Luciano Supervielle dice que busca ser "un mapa genético del Río de la Plata". El viernes, en el Gran Rex, presentan su nuevo álbum, "Mar dulce", que tiene invitados como Gustavo Cerati, Lágrima Ríos, La Mala Rodríguez, Nelly Furtado y Elvis Costello.

Cinco y media de la tarde en un estudio de grabación de Capital. Bajofondo ensaya los temas de Mar dulce. Suena El mareo, una canción que, en el nuevo disco, tuvo como invitado a Gustavo Cerati.

Luego, la canción Zitarrosa, un homenaje con viñetas de la voz del uruguayo. "La milonga es hija del candombe, así como el tango es hijo de la milonga", define una grabación del célebre músico y locutor. Gustavo Santaolalla llama al tema Zitarrosismo. Y está entusiasmado con el juego de palabras y el uso de los ismos. "En un rato, se viene el notismo", dice, y señala al periodista y al fotógrafo.

Cada tanto, marca algún detalle para mejorar y pone a consideración un cambio. Junto al músico y DJ Juan Campodónico, el integrante de Arco Iris, ganador de dos Oscar, productor y creador de bandas de sonidos avanza en la preparación del show de presentación del nuevo disco.

Lentamente y a un lustro de su creación, Bajofondo busca alejarse -a veces lo logra y otras no tanto- de aquel subgénero llamado tango electrónico. Para eso, convoca a Cerati y a la Mala Rodríguez, entre otros; mezcla candombe con tango. Y con house y electrónica.

Santaolalla (guitarra, percusión y voz), Campodónico (programación, beats y samples) y Supervielle (piano y teclados) hablan del nuevo trabajo que produjeron, de la creación "a distancia" y del grupo que busca ser un "mapa genético del Río de la Plata".



La cantidad de invitados que tiene el disco confirma, de alguna forma, el concepto de "colectivo" con el que crearon Bajofondo. Pero, sin embargo, dicen que cada vez son más una banda. ¿Cómo se explica?

Santaolalla: En el primer disco, invitamos a mucha gente para que participe de este colectivo, del laboratorio que era Bajofondo. Personalmente, siento que somos un colectivo, pero que también tenemos una identidad cada vez más definida. Creo que somos más banda que nunca y que logramos traer al grupo todas las músicas que nos han marcado.

Campodónico: El concepto de colectivo está ligado a generar conexiones entre distintos mundos. Cuando comenzamos, venía gente que estaba interesada en el proyecto y hacía su aporte. Y ahora el grupo está formado por músicos de distintas edades y orígenes.

Supervielle: Claro, invitamos a cada uno a traer su mundo a esta banda y, a la vez, a meterse en la piel de Bajofondo.

El nombre Bajofondo ya no está asociado al Tango Club. Y, en la gráfica del compacto, se dice "ni tango ni electrónica". ¿Ya dejaron atrás ese subgénero?

Campodónico: A inicios de 2000, coincidimos con la salida del tango electrónico. Pero, desde siempre, nos interesó abrir más el juego. En el primer disco, dijimos: "Bueno, hacemos tango club". Ahora, le sumamos a eso la idiosincrasia rioplatense, el candombe y el fútbol. Al mismo tiempo, cada uno de nosotros viene de otras manifestaciones. Nos interesa el tango, pero también el pop, el tecno y el house. Por eso, en Mar dulce incorporamos la voz de Gustavo Cerati, un verdadero ícono del rock en español.

Santaolalla: Siento que estamos haciendo algo tan experimental que no tenemos parámetros para fijarnos. Quizás, en 15 o 20 años, si alguien mira lo que hicimos, podría pensar que la nuestra es una música urbana del Río de la Plata y que tiene una fuerte relación con el tango.



¿No es algo anacrónica la discusión sobre qué es tango y qué no? ¿Es algo que todavía hablan entre ustedes?

Santaolalla: Nosotros no estamos capacitados para hacerlo. Se sabrá en algunos años en qué derivan los experimentos con el tango.

Supervielle: Sí sabemos que el auge del tango, en los últimos años, miró para atrás y los grupos comenzaron a tocar como lo hacían las orquestas en los años 30 o 40. Nos gusta pensar que ésta es una nueva mirada, desde este lado del mundo, de la música contemporánea.

Bajofondo propone una exploración no sólo desde el sonido. El grupo busca, además, una forma de producción particular, que se podría definir como "de modalidad semipresencial".

El disco se grabó en ciudades diferentes, con tomas "en vivo" en el estudio. Y los músicos están desparramados en varios continentes.

Ellos dicen que esa dinámica le da frescura al grupo, que se evita la endogamia y que es saludable que "nadie venga del mismo barrio".

¿Cómo funciona esa forma de producir "a la distancia"? ¿Qué importancia tiene la computadora con músicos viviendo en diferentes países?

Santaolalla: La banda tiene músicos de 20 a 50 años, que provienen de diferentes lugares y que en su adolescencia escucharon discos muy variados. Vivimos on the road y nos juntamos a tocar cada tanto. Pensamos que si el sonido es nuevo, el proceso de producción también debían serlo.

Campodónico: Quizás pasamos dos meses sin vernos. Y, al encontrarnos, uno viene de producir un disco y el otro de hacer la música de una película. Esas cosas te llenan de aire fresco. Defendemos el formato de banda, pero sin desconocer cómo funciona el mundo de hoy. Es muy enriquecedor laburar así.



En el disco, hay cierta búsqueda como letrista. ¿Escribir canciones es una deuda en la renovación del tango?

Campodónico: El tema de la canción es interesante y lo probamos de diversas maneras. Ahora, intentamos con la gente de Peyote asesino un acercamiento a la canción desde el barrio, desde el hip hop y el rap. Hay una mezcla lograda. Buscamos llegar a una canción que no podría haberse escrito hace 30 años.



¿Por qué decidieron, por primera vez, grabar "en vivo" y todos juntos en el estudio?

Campodónico: Quisimos capturar la energía que se producía en el estudio de grabación. Las técnicas digitales permiten hacer cualquier cosa, pero quisimos hacer el registro a la manera antigua. Y el resulto es fresco, bueno.



Gustavo, ¿cómo se manejan los egos en la banda? Por un lado, está la producción de discos, la creación de música de películas y los Oscar. Y en Bajofondo, teóricamente, sos uno más.

Santaolalla: Soy uno más de la banda y eso está bárbaro. Bajofondo me devolvió la posibilidad de tocar en vivo luego de más de 20 años de no hacerlo. Cuando comencé a tocar, dije: "¡Qué estuve haciendo durante estos años!". Entre tanto quilombo, el grupo es un refugio.

MUSICA

Los invitados son de lujo y de toda clase

ELVIS COSTELLO CANTA EN UN TEMA.

Grabado en las ciudades de Buenos Aires, Montevideo, Los Angeles, Nueva York, Madrid y Tokio, el disco Mar dulce representa fielmente la idea del "colectivo de artistas" que cultiva el grupo.

Con 14 músicos invitados, en el trabajo cantan Elvis Costello, Gustavo Cerati, Mala Rodríguez y Nelly Furtado, entre otros. Además, una joyita: la última grabación que hizo Lágrima Ríos, la cantante uruguaya que murió en diciembre de 2006.

El periodista uruguayo Enrique Lopetegui, en un texto escrito para el disco, define la propuesta: "Ni tango ni electrónica. y, sin embargo, las dos cosas. Mar dulce es un detallado mapa genérico de diferentes corrientes de la música rioplatense contemporánea: tango, candombe y milonga, sí, pero también rock y hip hop".

En el disco, Gustavo Santaolalla no sólo toca la guitarra, la percusión y canta; también se hizo cargo de algunas de las mezclas y de la fotografía de tapa del disco, que sigue con la estética del primer trabajo.

SI TIENES PRODUCTOS O SERVICIOS PARA OFRECER ARMA TU SITIO EN FORMA GRATUITA
Vende Tus Productos En Internet - Obtén Tu Propia Tienda En Línea GRATIS
GANA COMISIONES OFRECIENDO NUESTROS SERVICIOS SIN INVERSION
Ayúdales a otros a encontrar redtienda y gana buenas comisiones - Haz un click aquí para aprender sobre el programa de asociados de redtienda
Realizado por:
Lázaro Sergio Kowiensky

PRESENTO

CulturArtEspect�culos