La Mona Jiménez festeja sus 40 años con la música

Publicado en General el 27 de Noviembre, 2007, 9:30 por culturartespectaculos2007@yahoo.com.ar

CulturArtEspect�culos

PRESENTA

La Mona Jiménez festeja sus 40 años con la música

Una celebración del cuarteto cordobés

El cantante presentará mañana en el Luna Park su disco número 76, Trilogía , con muchos invitados especiales

 

"Caravanero soy, caravanero", canta en su último disco, Trilogía . Hace más de cuarenta años que Carlos Mona Jiménez está de caravana perpetua en la noche cordobesa, convocando a veinte mil personas todos los fines de semana con la misma energía adolescente que cuando cantaba en el cuarteto Berna y con ese magnetismo que lo transformó en objeto de culto entre intelectuales, rockeros y públicos de todas las clases sociales. "Yo les canto a las clases populares; no hago música para los intelectuales, pero no sé qué les pasa que el cuarteto les gusta a todos. Será porque me he bancado todos estos años arriba de un escenario", dice.

Con 56 años, la Mona es una referencia cultural en Córdoba y no hay persona que pase por esa ciudad y no se dé una vuelta obligada por esos bailes popularísimos en el club Sargento Cabral o en Forja. "Es difícil de explicar lo que pasa, pero esos bailes tienen un sabor especial. Hay que ir a verlos. Es una vibra diferente a cualquier otro show", cuenta el cantante, que saldrá de su provincia para traer ese ritual cuartetero a Buenos Aires. El cantante presentará mañana en el Luna Park las canciones de Trilogía , su disco número 76, acompañado por varios de los invitados especiales del álbum, como Manu Chao; Piti Alvarez, de Intoxicados; Cucho Parisi, de los Auténticos Decadentes; el Mono, de Kapanga, y Alfredo Casero. "Son todos amigos de distintos palos musicales que fui haciendo en todo este tiempo arriba de los escenarios", explica el cantante que, desde que vino por primera vez a Buenos Aires a fines de los años ochenta, estableció una conexión muy especial con gente que no era aficionada al tunga-tunga cordobés.

"Tengo un recuerdo muy lindo de la primera vez que vinimos, en el 88. Ese año se dio todo: primero tocamos en el estadio Atlanta y cayeron un montón de rockeros; hasta el periodista Alfredo Leuco vino a festejar su cumpleaños. Ahí nomás a los cuatro meses hicimos el Luna Park y cinco meses después estábamos haciendo Cemento. Todo fue en ese mismo año."

-Contame de esa noche mítica en Cemento, un templo del under rockero que no tenía nada que ver con el cuarteto...

-Era muy raro todo. En Cemento hicimos dos noches: el domingo y el lunes. Me acuerdo de que cuando llegué al lugar bajaban chicas de autos importados, con el pelo rubio y verde. Todos usaban cadenas. Estaba muy asustado... Me acuerdo de que se me acercó Pipo Cipolatti y me dijo: "Mona, esto está que brama". Yo pensé que me iban a linchar, porque no eran cuarteteros. Después vino Fito y me dijo: "La gente está con vos, Mona. Hay un ambiente bárbaro". Entonces, este muchacho Chabán me manda llamar, porque yo estaba esperando en un auto y, cuando pasé, ya estaba mi grupo arriba, los mismos que tocan conmigo desde hace 35 años. Había puesta una tela blanca y Katja Alemann me salió a presentar. Tenía puestas unas ligas, bombacha, corpiño, y encima se había tirado agua. Los negros le gritaban de todo. Me acuerdo de que estaban Juanita con mis tres hijos, Natalia, Carlitos y Lorena, y ellos se asustaron, así que se los tuvo que llevar.

-¿Y cómo salió todo?

-Largamos con el tema "Agujita de oro" y la monada lo recibió bárbaro. Para colmo, los chicos universitarios habían tomado ese tema como un himno y le habían cambiado la letra: "Cuando asumió el gobierno los iban a encarcelar [repite] y ahora pasan el día firma que firma el stand by ". Lo cantaban así en Córdoba, Buenos Aires, Rosario y San Luis, cambiándole la letra. Cuando la canté, hice así una parte para los chicos que estaban. Y bueno, estalló, pero me llenaron de escupitajos porque estaba repleto de punks . Cuando cantamos con Fito "¿Quién se ha tomado todo el vino?", yo le pregunté si estaba todo bien. El me dijo: "Mona, quedate tranquilo; esto es amor. Yo la pasé espectacular. Para mí, toda esa cosa del rock era algo inédito".

-¿Tenías vínculo con el rock hasta ese momento, o no te interesaba esa música?

-Yo tenía onda con la gente del rock de siempre. En el 86, antes de venir a Buenos Aires, yo tenía que tocar en el anfiteatro de La Falda y el Flaco Spinetta tenía que presentarse un jueves en el Atenas, donde yo estaba todos los viernes. Justo me llamó alguien de su banda y me dijo que se les había quemado el ómnibus con todos los equipos. Yo les mandé un colectivo y les conseguí todo el equipo para que tocaran. Después me encontré con el Flaco y me agradeció por toda la mano. Todas esas cosas se corrieron entre los vagos del rock y siempre hubo buena onda conmigo. A Córdoba siempre fue a verme casi todo el mundo. Van desde clásicos a rockeros.

-¿Cuál es el secreto?

-Calculo que hace más de 40 años que estoy cantando y quieren ver cómo es esta historia; cómo hago para tocar viernes y sábado y llenar sin parar. La otra vez me comentaba el Pelado Cordera que si ellos hacían varios Luna Park seguidos, a la semana siguiente no podían tocar de nuevo porque no iba nadie. Pero en Córdoba todos los sábados y domingos toco en lugares supergigantes que se llenan, como el Forja, un salón para 20 mil personas, que ni en Buenos Aires hay. Cuando vino a verme Manu Chao, me dijo: "Yo soy un trotamundos, pero nunca vi algo igual".

-¿Cómo mantenés la vigencia?

-Nunca me repito, porque cambio el repertorio todo el tiempo. Tengo 950 canciones, así que un día toco una selección y al otro día hago un repertorio distinto de tres o cuatro horas. Tengo 76 discos y por lo menos unos cien hits y eso que ni tocamos "Beso a beso", "Quién se ha tomado todo el vino", "Boom boom boom", que ya pasaron de moda. Los pibes por ahí quieren temas más viejos y entonces les saco algunos hits de 30 años atrás y se vuelven locos.

- Hablame de la primera época, con el cuarteto Berna...

-Yo tenía 15 años y hacíamos un baile por mes. Ibamos a tocar al interior de la provincia. Eran clubes chicos en la periferia, donde hacíamos foxtrot, tarantelas, rancheras, pasodobles, porque estaba lleno de inmigrantes italianos y españoles. De esa influencia del pasodoble y la tarantela se fue armando ese ritmo de tunga tunga que Berna hacía en el piano. Con ellos grabé cinco discos. A los 20 años armé mi propio grupo, el Cuarteto de Oro, con un sonido tradicional de contrabajo, piano, violín y acordeón. Yo cantaba y un locutor presentaba los temas. Con el primero vendimos tres mil discos y con el segundo metimos el tema "Cortate el pelo, cabezón" y llegamos a los 270 mil discos. Después conocí a Juanita, me casé, tuve tres hijos y desde ahí no paro con esta vida.

 

La Mona Jiménez no duda a la hora de desentrañar el misterio de su vigencia: 'Nunca me repito, porque cambio el repertorio todo el tiempo, tengo 950'

El rock será el invitado de honor

 

El tunga tunga cuartetero siempre fue el rocanrol cordobés, y la Mona Jiménez se encargó de confirmarlo en su proyecto Trilogía . A lo largo de tres discos, el cuartetero da rienda suelta a una verborragia compositiva parecida a la del quíntuple El salmón , de Andrés Calamaro, que es uno de los convidados estrella de su disco. En todas estas placas con el clásico ritmo cordobés, la Mona se cruza sin prejuicio con Cucho Parisi, de Los Auténticos Decadentes; Fito Páez; Manu Chao; Gustavo Cordera, de la Bersuit; Piti Alvarez, de Intoxicados; el Bahiano, y muchos invitados más.

-¿Cómo fue el encuentro con Manu Chao?

-Hace ocho años, cuando salí en la tapa de la Rolling Stone , Manu andaba por acá presentando el disco Clandestino. El decía que me quería conocer y yo también. Pero yo me tuve que volver a Córdoba y nos desencontramos. Hace tres años vino a tocar a Córdoba y al otro día nos vimos. El se tenía que ir a Río de Janeiro y yo le pasé un tema mío. Volvió la semana siguiente, paró un show en España y se quedó tres días en Córdoba. Grabamos, vino a los shows y la pasamos bárbaro.

-¿Por qué pensás que se entendieron tan bien?

-Porque él me entendió: yo le canto al pueblo. Tengo letras muy populares donde hablo de cosas reales y no canto para intelectuales. Canto a lo que pasa en cada hogar de los círculos más humildes, como "El marginal". Son letras que salen del corazón y que todos entienden.

 

Listado Laboral de Empleos OnLine

PRESENTO

CulturArtEspect�culos